Si eres de los que dice: “no soy creativo”, aquí te dejo 5 consejos para activar tu creatividad + 5 disparadores creativos que te ayudarán a derribar ese mito.

> ¿Te consideras creativo?

Todos somos creativos
Foto: freepik.com


Si tu pensaste en la imagen de la derecha, no te preocupes, la mayoría de personas creen que no son creativas, de hecho yo también lo consideré por mucho tiempo, porque pensaba que ser creativo tenía que ver con ser un artista, con saber dibujar o pintar perfectamente y nada más lejos de la realidad.

Tener creatividad es la capacidad de crear, es la habilidad de resolver problemas de manera diferente.

Cuando somos niños y nuestro cerebro no tiene tantos prejuicios, nos expresamos con toda nuestra creatividad. Es por eso que los niños hacen muchas preguntas, no les importa equivocarse, se ríen más, ven mundos mágicos en cajas, sábanas, etc.… Sin embargo, a medida que crecemos, acumulamos creencias limitantes que apagan nuestra luz creativa, nos encasillan en la rutina del día a día y nos vuelven temerosos a lo desconocido.

Conectar con el niño interior
Foto: freepik.com

Por eso hoy te invito a revisar esas creencias y a no ser más un espectador sino un creador. “Crea-ti-vidad” significa “CREAR TU VIDA”, así que es posible crear en cualquier ámbito de nuestra cotidianidad, posiblemente lo hacemos todos los días aunque no seamos muy conscientes de ello, podemos crear y diseñar nuestra vida, día a día, con cada decisión que tomamos.

Entonces, ser creativo, no es una virtud reservada para unos pocos que tuvieron suerte, es una capacidad natural del ser humano desde que nace, que con el tiempo parece atenuarse, pero que podemos activar con práctica y dedicación.

Tener una vida creativa es un recurso valioso para afrontar cualquier situación en la vida cotidiana, ya que nos permite ver diversas soluciones a una misma situación, pero también, nos da la oportunidad de conectarnos con nuestro entorno y con nuestro ser interior, porque ser creativos implica entre muchas cosas, estar presentes y conscientes de cada momento vivido.

> Todos somos creativos

Cómo no querer ser creativos, si la creatividad hace la vida más divertida e interesante, nos regala alegría y bienestar, nos brinda la capacidad de ver con otros ojos y de aventurarnos a explorar, como cuando te vas de viaje a un lugar desconocido y te dejas sorprender.

Por suerte, si sembraste en algún momento la creencia de “yo no soy creativo y jamás lo seré”; te tengo una buena notica, todos tenemos el potencial de reactivar nuestra creatividad y por tanto crear una vida más feliz y divertida, porque la creatividad es como el bombillo de tu habitación, siempre está allí, pero necesitas prender el interruptor para que haya luz.

Cuando potenciamos nuestra creatividad, la capacidad de concentrarnos y pensar positivo aumenta, creando nuevas conexiones neuronales y liberando hormonas de bienestar y felicidad.

Ahora, reconéctate con tu verdadera esencia (libre de juicios), escucha a tu voz interior y déjame ayudarte a encender ése bombillo, siguiendo estos consejos para que despiertes al “genio creativo” que todas las personas llevamos dentro, sí todas, incluyendo tú.

Todos somos creativos
Foto: Freepik

> 5 consejos para activar tu creatividad + 5 disparadores creativos

1. Rompe con la rutina

Si bien viajar es una de las mejores experiencias para salir de nuestra rutina, también podemos ser creativos en nuestro diario vivir.

Seguramente todos los días haces exactamente lo mismo, te levantas a la misma hora, te bañas siguiendo los mismos pasos, probablemente tu desayuno es igual que siempre, tomas la misma ruta al trabajo, comes a la misma hora y un largo etc.

Es claro que tener rutinas nos vuelve la vida práctica porque no tenemos que pensar y analizar cada paso del día, pero a veces vivimos tan sumergidos en ese piloto automático, que nos desconectamos, porque no somos muy conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor.

Dado que siempre haces lo mismo y de la misma forma, el cerebro toma el mismo camino una y otra vez, necesitamos ayudarle a crear nuevos caminos, nuevas conexiones que entrenen al cerebro y nos conecten con el entorno inmediato y nos acerquen al mundo natural.

Todo ello resultará en el desarrollo del hábito de “ser explorador”, de animarte a probar cosas nuevas todo el tiempo, debilitando el miedo a lo incierto y activando tu creatividad.

Disparador creativo 1:  

Por uno o varios días, intenta cambiar algunas cosas de tu rutina diaria. ¿Qué tal si hoy te cepillas o desayunas con la mano que casi no usas? ¿Qué tal si haces o pruebas un platillo diferente? ¿Y si visitas ése restaurante o café que aún no conoces? ¿Y si cambias tu ruta habitual? ¿Por qué no doblar la ropa de una manera diferente?

Imagina que con ésas pequeñas muestras de curiosidad, estás creando nuevas conexiones cerebrales y estás siendo creativo. Increíble ¿cierto?.

2. Reconecta con tu niñ@ interior

Conectar con el niño interior
Foto: Freepik

Conectar con nuestra esencia es quizá conectar con ése niño interno que hemos olvidado con la adultez. ¿Recuerdas cuando te divertías con cosas tan simples como los charcos que formaba la lluvia?

Una de las ventajas cuando somos niños, es que no tenemos tantos miedos ni tantas ideas preconcebidas, tenemos todas las ganas de explorar, de descubrir, somos curiosos y hacemos preguntas. Y además, nadie nos dice que estamos locos, los niños tienen permitido soñar y divertirse sin más propósito que ése. Su actividad favorita es jugar.

El juego contribuye a la resolución de problemas y a la generación de nuevas ideas. Además, estudios han concluido que jugar ayuda a reducir el estrés y contribuye a crear mejores relaciones con las personas.

Según un estudio de la UCLA, un niño de 5 años hace 98 actividades creativas, mientras que un adulto de 44 años sólo desarrolla 2, es una gran diferencia, por eso es tiempo de volver a ser niños o niñas sin ninguna pena.  ¡A jugar!

Disparador creativo 2:

Busca un juego que te guste o te llame la atención (ojalá lejos de las pantallas) e invita a tu familia o amigos viajeros a una tarde de diversión. Más allá de la competencia que puede implicar un juego, se trata de gozar y reír jugando.

Uno de mis juegos preferidos es TABÚ, hay varias versiones similares de este juego. Aquí te dejo las instrucciones paso a paso. Y si no tienes el juego, crea tus propias tarjetas, será mucho más entretenido.

También te dejo 7 juegos donde solo necesitas tu imaginación, así que si estás de viaje y dejaste los juegos en casa, aquí tienes ideas perfectas para este reto.

“El juego nos permite acceder a un nuevo yo que está mucho más en sintonía con el mundo. Como el juego consiste en experimentar nuevas conductas o pensamientos, nos libera de las pautas de conductas establecidas.” Stuart Brown

3. Mueve tu cuerpo

Mover el cuerpo
Foto: Freepik

Ya conoces el dicho que dice: “Mente sana, cuerpo sano”. Se trata de poder canalizar las emociones a través del cuerpo y de oxigenar el cerebro, creando un ambiente propicio para activar la creatividad.

Disparador creativo 3:

Comienza tu día moviéndote por 15 minutos. No es necesario ir al gimnasio, puedes caminar o trotar por la playa, hacer una rutina corta de yoga con algún tutorial, puedes poner tu playlist favorita y bailar mientras preparas el desayuno, haz una caminata por un bosque, sube a la montaña, haz estiramientos, busca la actividad que más te guste, pero no dejes de moverte para activar tus neuronas desde el primer momento del día.

4. Observa con más atención y activa todos tus sentidos

Atención plena
Foto: Freepik

Estar agobiado por al afán de la rutina diaria, genera tantos pensamientos en tu cabeza que es muy difícil lograr ser consciente de lo que está a tu alrededor. El descanso y la pausa son esenciales para que la mente genere un espacio propicio para la creatividad.

La atención plena ayuda a mejorar la creatividad porque influye en dos aspectos: la conexión con tu ser interior y la claridad de una mente con mayor conciencia; libre de tanto ruido y de juicios limitantes.

Disparador creativo 4:

Te invito a hacer una pausa, desconéctate del celular y de tu rutina. Sal a caminar por 15 o 30 minutos (mejor si estás rodeado de naturaleza),  activa la observación a través de todos tus sentidos, se curioso y busca detalles en aquello que te encuentras a tu alrededor, respira profunda y conscientemente percibiendo los diferentes olores del camino. Concéntrate en tu respiración y ése momento.

Puedes cerrar los ojos por un momento y escuchar con curiosidad todos los sonidos que hay en ese momento, si tienes árboles, flores u hojas cerca, siente su textura, su forma, su aroma. Percibe las diferentes sensaciones de tu cuerpo.

Luego escribe respecto a tu caminata creativa, puedes responder preguntas como: ¿qué descubriste? ¿cómo te sentiste? ¿viste algo nuevo? ¿escuchaste algo interesante? ¿podrías describir la experiencia en una frase?

Si quieres, puedes incluir una foto o un dibujo (anímate a garabatear, no habrá nadie para juzgarte). Comparte tu creación con alguien que piense que no es creativo.

5. Atrévete a explorar actividades o lugares nuevos.

Visitar lugares nuevos
Foto: Freepik

Atreverse podría ser un sinónimo de creatividad. Mantener la curiosidad activa, perder el miedo a fallar o hacer el ridículo es una condición para que la creatividad se libere.

Cada cumpleaños, uno de mis rituales es visitar un lugar completamente desconocido o realizar alguna actividad nueva y retadora para mí. Algunos de los más emocionantes han sido lanzarme en parapente y subir la montaña de 7 colores en Perú.

Recuerda que hacer cosas no habituales o explorar lugares nuevos, ayuda al cerebro a crear nuevas conexiones que propician que podamos ver de otra manera en nuestra cotidianidad.

Además cuando experimentas, enfrentas tus propios miedos y descubres que puedes sobrepasar tus propios límites.

Disparador creativo 5:

Programa un fin de semana para visitar un lugar completamente desconocido. No tienes que ir muy lejos (aunque si puedes, genial). Por ejemplo que tal visitar un pueblito o una ciudad cercana. No planees mucho, sólo ve y explora, cuanto menos planeado esté más te sorprenderá el camino. Recuerda estar atento a todos los detalles, conéctate con el lugar y con la gente. Si quieres explorar aún más tu creatividad aquí, te invito a dibujar una escena del lugar visitado que te haya emocionado mucho.

Si no te es posible viajar en este momento, atrévete a explorar alguna actividad totalmente nueva y retadora para ti.

Algunas ideas: pintar, dibujar, patinar, escalar, cocinar algo especial, hacer café gourmet, sembrar una huerta en tu jardín, correr una maratón, lanzarte de un paracaídas, hacer un voluntariado, etc.

Piensa en eso que te da curiosidad, que te causa inquietud o incluso te incomoda y ve por ello sin pensarlo mucho. Lo más importante es empezar con la mentalidad de: “Puedo hacerlo y lo haré”.

> Conclusión

La creatividad es una característica innata del ser humano, todos somos creativos pero no todos lo desarrollamos y entre más crecemos más nos desconectamos de nuestro ser creativo.

Es necesario encender el bombillo para que haya luz, así mismo, es necesario activar la creatividad por medio de estímulos que nos ayuden a conectarnos con nuestro entorno y con nuestro ser de una manera diferente, enriquecedora y divertida.

La creatividad no está estrictamente relacionada con el campo artístico, recuerda que podemos ser creativos incluso en nuestro diario vivir.

Para que empieces a conectar con tu poder creativo, te dejo un corto animado que ilustra muy bien cómo y por qué se apaga ésa luz creativa a medida que vamos creciendo.

¿Te gustó? Cuéntame en los comentarios si ya empezaste a reconectar con tu creatividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *