👣 Renunciar y Viajar – Mi Experiencia

💪 Lo más difícil siempre será tomar la decisión de dar el primer paso. Así que el reto es llenarse de fuerza y DECIDIR renunciar y viajar.

🌐 Sellando el Pasaporte

Ya había sellado mi pasaporte para salir de Colombia, mi pasaporte a la luna porque iba detrás de un sueño. Crucé el “Puente Rumichaca” junto con mi tía y un amigo, viajaría con ellos un mes por Ecuador y luego me aventuraría en un viaje en solitario por Perú y según yo el resto del mundo…

Justo en la salida de migración Ecuador, estaba parqueado JJ, un motociclista viajero. Lo reconocí porque su moto estaba llena de calcomanías de otros viajeros en moto, su maletero tenía una bandera y estaba conversando con la chica que le había vendido un tinto. Mis ojos brillaron como estrellas, como si mi ser se identificara con él. 

 

😄 Otra alma aventurera como yo

No pude evitarlo, me acerqué y le dije: “Hola, mira estoy escribiendo un blog y me gustaría tomarte una foto. ¡Claro! Contestó. Le tomé la foto y comenzamos a charlar. Él también era colombiano y ya estaba de regreso, había llegado hasta Argentina y el invierno lo hizo volver luego de varios meses viajando en su moto. ¿Y tú? Me preguntó. Yo… apenas salgo, hoy es mi primer día de viaje. Creo que en mi mirada y en mi voz se notaba un poco del temor que en el fondo me producía la incertidumbre de los días que venían sobre todo cuando ya estuviera completamente sola en la ruta.

Me miró, sonrió y dijo algo como: “tranquila, yo lloré el día antes de salir de viaje, moría del susto, pero con el tiempo se te va pasando y luego vuelves feliz, conoces gente, nunca estás solo realmente”. Siempre he creído que cuando aparece alguien (conocido o no) con la palabra justa y en el momento indicado, es un ángel que llegó para darte un poco de luz 🙂

Otra alma aventurera
Jhon Jairo, el viajero que me dio ánimo el día que empecé mi travesía por Sur América

✨ Haciendo memoria

Ya en el vecino país, comenzaba mi aventura. Iba en el bus camino a Quito, nuestro primer destino. Mi mente se regresó en el tiempo y comencé a recordar el momento en el que empecé a salir de todo lo que tenía y empaqué para mi viaje. Había sido una de las decisiones más complejas que había tomado hasta ese momento.Había decidido renunciar y viajar.

Ya le había dado mil vueltas al asunto, al final, concluí que nada me ataba a donde estaba en ese momento. Todo me “tallaba”, sentía una incomodidad constante, quería un cambio, así que comencé a pensar en serio en el tema de hacer un viaje en solitario e incluso hallar la forma para vivir como “nómada”. Si bien no había certeza de que ello solucionaría mi vida, por lo menos sí le daría un respiro.

🌍 Inspiración Viajera

Hace tiempo había empezado a seguir a algunos nómadas viajeros y  exitosos en el mundo online y a estudiar las formas en que viajaban, no todos viajamos igual. Muchos de ellos vivían viajando, ya era su estilo de vida, pero claro, ni es para todos, ni tampoco es tan sencillo, especialmente si ya estás en el tercer piso y tus días de adolescencia terminaron.

Ya tenía mi conclusión y una mediana idea de cómo viajaría, pero seguía “esperando el momento adecuado”, cuando ahorre más, cuando tenga todo bien planeado, cuando…

Evidentemente hay que planear y calcular como iba a subsistir en el viaje, pero con eso claro, ya era hora de dar el paso, dejar de temer y tomar riesgos.

Inspiración Viajera

✍ Renunciar a mi trabajo

Hasta que el día llegó, una discusión con mi jefe fue el detonante, no había marcha atrás. Me gustaba lo que hacía, me llevaba muy bien con todos y estaba agradecida por lo mucho que había aprendido, pero ya no era lo que quería. Así que al día siguiente presenté mi carta de renuncia, con un sentimiento de alivio y libertad por un lado, pero por otro, con un poco de susto porque ahora sí tenía que ponerme en marcha con lo del viaje sí o sí, era como ahora o nunca.

Los primeros días seguí “planeando”, no me animaba empezar a deshacerme de todo. Miraba a mi alrededor y siempre se me ocurría otra cosa mejor que hacer que ponerme a empacar y ofrecer lo que tenía que vender. Casi todas las cosas eran nuevas y tendría que empezar desde cero, pero quizá no habría mejor momento para iniciar un viaje largo, que ése.

Así pasaron semanas y yo no había avanzado nada, en realidad me gustaba el lugar, disfrutaba mi tiempo en ese espacio y había hecho parte de mi proyecto de vida estar allí. Pero ni modo, tenía que hacerlo, no podía conservarlo hasta que volviera (ni siquiera sabía si volvería).

Un día me llamó el dueño del apartamento “En dos días voy para que me entregue las llaves”. Oh oh… ya no podía seguir evadiendo el tema. Las circunstancias me presionaron a tenerlo todo listo y lo más rápido posible.

📆 Decidir la fecha de salida y cumplirla

Sí, ya había logrado dejar el trabajo, el apartamento, pero aún seguía en Colombia, pensando si renunciar y viajar era lo correcto o una completa locura.

De pronto apareció Guillermo, un amigo a quien conocí por “casualidad” en un grupo de viajeros y dado que compartíamos la misma pasión por viajar, pues era el único con quien podía hablar a carta abierta del tema, de mis planes, de mis miedos y me entendía a la perfección.

Mi nuevo amigo me animaba y me daba ideas para no morir en el intento. Creo que sin sus palabras, no me habría lanzado: “¿Qué es lo peor que puede pasar…?”. Tenía razón, era empezar de cero en ése momento o en el momento que volviera. Mejor luego ¿no creen?

Un día le dejé un mensaje, por fin había decidido la fecha del viaje, hora de alistar la maleta. Sí, la presión de nuevo, me hizo tomar la decisión. Era irme o empezar a buscar otro trabajo. Era seguir gastando mis ahorros en casa de mis padres o intentando recorrer el mundo. Mi cabeza y mi corazón ya estaban irrevocablemente contagiados con la idea de viajar, así que, finalmente definí la fecha en la que iniciaría mi lunatika travesía.

🌠 Lecciones de Vida

De todo esto aprendí tres cosas (claro, no fue fácil):

  1. No debemos apegarnos a lo material, pues las cosas vienen y van, con las personas es igual (aunque duela).
  2. Hay que disfrutar de lo que tienes justo en ese momento (personas y cosas), porque luego quizá ya no estarán, “vivir el presente”.
  3. A veces aquello que parece “piedra en el zapato” es aquello que te impulsa.

🎒 Hacer maleta y lanzarme

Luego de organizar y guardar lo que me quedó, empaqué según yo lo más liviano que podía, luego entendería lo que realmente era liviano. Dos meses después de haber renunciado, partí de mis tierras colombianas (con algunos ahorros y sin muchos planes) en búsqueda no sé exactamente de qué, pero con la certeza de que sería una gran experiencia pasara lo que pasara.

Mochila de viaje
Mi maleta tipo «Transformer» lista 🙂

Allí estaba, ya en el vecino país, ahora con un poco más confianza y seguridad, lo había logrado, me había lanzado, recordé un par de frases que había leído en un libro antes de salir de viaje:

“Toma riesgos, siempre calculados, pero cree en ti por sobre todo…”

 “Lánzate, que la red se abrirá”

 

Si te gustó déjame un comentario, me encantará leerte y comparte en tus redes la SABIDURÍA VIAJERA 😉

Y no olvides VALORAR el artículo 🙂  

 

KIT de bienvenida ¡Para almas aventureras e inconformes!

Te regalo 4 fondos de pantalla súper inspiradores. Además te enviaré el mejor contenido en mi newsletter mensual.

Acepto que mi información sea transferida a MailChimp ( Más Información )

Nunca entregaré a terceros tus datos. Puedes darte de baja en cualquier momento. Para más información: Revisa mi Política de Privacidad y Términos y Condiciones.

2 comentarios en “👣 Renunciar y Viajar – Mi Experiencia

  • el 8 mayo, 2018 a las 11:37 pm
    Permalink

    Me encantó todo. La narrariva y ma experiencia descrita. Estoy esperando los próximos capítulos. 🙂

    Respuesta
    • el 9 mayo, 2018 a las 1:24 am
      Permalink

      Gracias por las flores Cristopher 🙂
      Claro que sí cada semana una entrada nueva. No olvides compartir y suscribirte para que no te pierdas de nada. Un SUPER abrazo 😉

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *